La creatividad se alimenta del estado de animo.

Direccion:

Calle 3 Nte. 122 Centro de la Ciudad 75700 Tehuacán, Pue.

A los 92 años estudia Arquitectura

Nunca es demasiado tarde para alcanzar tus metas. Si tienes un sueño que siempre has querido cumplir, nunca pienses que eres muy vieja para hacerlo realidad. Cada día es una nueva oportunidad para ir detrás de aquello que te hace feliz.

Carlos Augusto Manço, un abuelo brasileño de 92 años, nos pone el ejemplo y, pese a su edad, desea con todas sus fuerzas graduarse de arquitectura. Y si de por sí volver a la escuela ya fue difícil para él, ahora tiene un obstáculo mayor: la tecnología. Con la pandemia de Covid-19 y la cuarentena, las clases se empezaron a impartir de manera virtual.

Para él no existe ningún obstáculo

Carlos Augusto Manço en la computadora

Carlos no es muy diestro en temas de tecnología, además que tiene problemas de audición y una enfermedad en los huesos que le dificulta apretar el teclado; sin embargo, nunca ha visto a sus debilidades como un impedimento, al contrario, toma cada una de ellas como un nuevo reto.

Reconoce la importancia de mantenerse en constante aprendizaje

Carlos Augusto Manço

En una entrevista al medio digital Globo, explicó lo valioso que es para él el estudio:

La cabeza está aprendiendo a aprender. Dejas de estudiar y tu cabeza se pone un poco rígida, pero tu cerebro funciona bien. Si no funciona, estás muerto (…) Quiero mostrarles que es importante estudiar, terminar un curso universitario y hacer lo que te gusta. Ciertamente es un sueño hecho realidad.

La clase lo recibió de maravilla

Carlos Augusto Manço y compañeros

Fue en 2018 cuando aprobó el examen de ingreso al curso de arquitectura y urbanismo. Antes de estudiar trabajó por muchos años como diseñador de proyectos en el Hospital das Clínicas da Faculdade de Medicina de Ribeirão Preto, pero siempre tuvo el anhelo de estudiar arquitectura y por fin lo logró; sus compañeros y profesores lo han tratado muy bien.

Me siento bien con este grupo, en la clase. Los muchachos también me tratan bien, son buenos niños. Estaba un poco raro en medio de la clase, porque ves niños de 20 años. Todos querían hablar conmigo, me saludaron. Ahora el asunto va bien, estoy más relajado. Las materias que están aprendiendo ya las conozco. Puedo llegar poco más lejos.

—Carlos Augusto Manço, a Globo

También cuenta con su familia

Carlos Augusto Manço en la computadora

Carlos tiene además una estupenda familia que lo apoya en casa para que obtenga su título.

Esto va a pasar. Tenemos que mantener la rutina en casa y mantener nuestras mentes en funcionamiento. Hay momentos en los que quieres bajar el ritmo de estudios, pero el deseo de continuar es mayor. Para ingresar al sistema de videoconferencia, mi nieta me está enseñando un poco todos los días.

Esta es una clara historia de superación y dedicación, ¿qué pretexto pones tú?

Leave a Comment

(1 Comentario)

  • Arturo

    Ninguno! Decreto el éxito financiero!